La vitalidad y la humildad de Susana Rodríguez: sus mejores armas La vitalidad y la humildad de Susana Rodríguez: sus mejores armas
Doble campeona del mundo de Paratriatlón, además de multitud de títulos a sus espaldas. Empezó en el atletismo, pero una compañera de universidad le hizo... La vitalidad y la humildad de Susana Rodríguez: sus mejores armas

Doble campeona del mundo de Paratriatlón, además de multitud de títulos a sus espaldas. Empezó en el atletismo, pero una compañera de universidad le hizo descubrir el triatlón... Y allí encontró su sitio. Susana Rodríguez vive el día a día con la actitud positiva y trabajadora. Junto a su inseparable guía, la ciclista Mayalen Noriega, la paratriatleta Susana Rodríguez va en busca de un sueño: estar en los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro en 2016. Este 2015, además, se ha licenciado en Medicina, su otra pasión. Esfuerzo y vitalidad definen a esta gallega de 27 años, que no tiene límites.

Susana lo tiene claro: ella se esfuerza cada día para hacerlo un poco mejor. "Yo entreno y compito por el objetivo de hacer las cosas un poco mejor cada día". Se esfuerza a diario para superarse a sí misma y no es consciente del ejemplo de superación y del referente en que se está convirtiendo. De la condición de albina, ella afronta problemas de visión, por los que no puede practicar el triatlón en solitario, sino acompañada de una guía. Preguntada por esta cuestión, con la humildad que la caracteriza insiste en que: "Si soy especial porque lo que hago puede servir a alguien de ejemplo, sabiendo que con esfuerzo puedes conseguir las cosas, me parece bien".

"Los objetivos que tienes detrás, tanto por el lado de los estudios, como por el deporte, son cosas que quieres tanto que pones muchísimo esfuerzo para poder conseguirlo. Me gusta tanto que ni me lo pienso". Y así va cumpliendo metas y objetivos. Junto a Mayalen forman un gran tándem, un equipo fuerte con el que se presentan a cada cita con la motivación de dar el 200% de cada una. Reconocen que "si lo hacen bien, el triunfo está asegurado".

Susana Rodríguez está completamente agradecida a su familia, por cómo han afrontado la situación provocada por sus dificultades de visión. La triatleta explica que: "Principalmente les debo todo a mis padres y a mi hermana, porque desde el principio supieron interpretar la diferencia como una cualidad más, y sacar de ella todas mis posibilidades".

Foto: lavozdegalicia

triwoman