Susana Gómez es la primera mujer española en llegar a la meta de la Iditarod Trail Invitational Susana Gómez es la primera mujer española en llegar a la meta de la Iditarod Trail Invitational
UNA DEPORTISTA ENTRENANDO EN CANARIAS Y PERSIGUIENDO PRUEBAS DE FRÍO EXTREMO Entre las gélidas temperaturas del duro invierno de Alaska se desarrollaba la Iditarod... Susana Gómez es la primera mujer española en llegar a la meta de la Iditarod Trail Invitational

UNA DEPORTISTA ENTRENANDO EN CANARIAS Y PERSIGUIENDO PRUEBAS DE FRÍO EXTREMO

Entre las gélidas temperaturas del duro invierno de Alaska se desarrollaba la Iditarod Trail Invitational, una de las pruebas de ultraresistencia más complicadas del mundo. Entre sus participantes, no más de 30, se encontraba una sola mujer. Entre 10 y 25 grados bajo cero, Susana Gómez avanzó con seguridad y perseverancia sobre el hielo y se enfrentó al fuerte viento, hasta llegar a la meta.

Después de 8 días y 21 horas, Gómez se convertía en la primera mujer de nuestro país que participa y, además, finaliza con éxito los 565 kilómetros a pie de una de las grandes travesías que se pueden realizar en condiciones extremas. Para ella, “La verdadera aventura  fue ser consciente de que en la Iditarod, quien te “saca las castañas del fuego, eres tú y nadie más”.

La gallega, afincada en Lanzarote, está acostumbrada a la cálida temperatura de las islas canarias, por lo que Alaska y la inmensidad de sus paisajes se convirtieron para ella en un auténtico reto. Ella lo resume como muchos días en blanco, donde todo es posible desde la épica, hasta el colapso y el desastre. Confiesa que en un tipo de prueba así, la cabeza es fundamental, el trabajo mental llega a límites desconocidos y el esfuerzo se eleva a su máxima potencia.

También añadía que su último día fue uno de los más duros ya que pasó la noche vivaqueando a unos -40º. Aún así, Susana no se planteaba abandonar, pues el coste que suponía podía llegar a los 3.000 dólares del pago de un rescate. Ella comentaba que los entrenamientos, el viaje y el material ya eran suficientemente costosos. Asegura que en Europa estamos acostumbrados a estar “mimados” por la organización, y que Iditarod dista mucho de esa filosofía.

“Ventiscas, placas de hielo de muy poco grosor, agujeros en los lagos, montaña, nieve virgen, grandes nevadas, subir, bajar, llanear. 350 millas dan para mucho cambio de tiempo, para mucha variación, para muchas sensaciones, para muchos días de avance. Incluso, para ver una Aurora Boreal”, comentaba Gómez al acabar.

Para imaginar las condiciones extremas de Alaska, cabe solamente mencionar que las localidades por las que atraviesa la prueba como por ejemplo Ruby, Galena o Nulato, apenas llegan a los mil habitantes. Cada año la carrera cambia de recorrido y este año tocó la ruta del este.

Chicas como ella demuestran que todo es posible si te lo propones y pones todo tu esfuerzo en ello.

FOTO: Susana Gómez (Facebook)

Núria Guirado Journalist

Terrassa, 1992. Graduada en Periodismo por la UAB. Nado entre carreras, pedaleo buscando notícias y corro para contarlas. Apasionada y siempre intentando atrapar montañas.