Por Aitziber Santos Estar rodeada de muchas mujeres te hace darte cuenta de la necesidad de desmontar falsos mitos y creencias que aún hoy...

Por Aitziber Santos

Estar rodeada de muchas mujeres te hace darte cuenta de la necesidad de desmontar falsos mitos y creencias que aún hoy en día parecen cosas normales para la mayoría de ellas. Se me ocurrió escribir sobre la gimnasia hipopresiva después de oír a muchas chicas y mujeres comentar cosas como: “Es normal que se te escape un poco de pis”, “Si sales a correr te tienes que poner un salva slip porque siempre se te escapa algo” o “A partir de una edad es normal”….

Pues no chicas, ¡no es normal! , y deberíamos hacer algo para evitar que esos acontecimientos que parecen tan “normales”, no ocurran.

Estas pequeñas pérdidas son producidas por alteraciones en las funciones fisiológicas del suelo pélvico, un sistema muscular situado en la base de la pelvis. Hay estudios que demuestran que el 23,7% de la población femenina sufre alteraciones de este tipo, que conllevan incontinencia urinaria y/o fecal, prolapsos de los órganos pélvicos y alteraciones sensitivas.

Será necesario para evitar estas pérdidas un buen estado del tono de la musculatura pélvica y de la faja abdominal en reposo para mantener la integridad y el buen funcionamiento de la vagina y de la uretra, y la correcta posición de los órganos dentro de la pelvis.

Por eso la gimnasia hipopresiva es tan importante, porque puede solucionar todos estos problemas. Los hipopresivos te ayudarán a tonificar los músculos implicados en la estabilización de las vísceras e incluso a reposicionar las mismas.

Los abdominales clásicos no funcionan de la misma manera, ya que crean fuertes variaciones de presión abdominal, aumentándola y empujando las vísceras aún más hacia abajo y disminuyendo a la larga el tono de base del suelo pélvico. A diferencia de los abdominales clásicos, los hipopresivos disminuyen la presión interna, es decir, tratan de entrenar al cuerpo sin añadir presiones internas. La gimnasia hipopresiva consigue reeducar la musculatura que sostiene las vísceras abdominales y la columna.

Gimnasia Hipopresiva

Gimnasia Hipopresiva. Foto: Aitziber Santos

Al hacer los abdominales hipopresivos se trabajan los músculos abdominales de manera global, ya que se ejercitan los músculos transversos y los oblicuos, que son los que dan forma a la cintura. Se trabaja en apnea, es decir, sin aire dentro, y se eleva el diafragma, con lo que no hay presión sobre el periné, y esto se ejercita gracias a la contracción hacia arriba de los músculos del abdomen. A través de la respiración, aprendemos a relajar el diafragma, que actúa de forma refleja con el suelo pélvico.

Todo esto lo sabemos gracias al Dr. Caufriez, doctor en ciencias de la motricidad y especialista en rehabilitación y reeducación uroginecológica. Halló un método que reducía la cintura rápidamente, recuperaba el tono del suelo pélvico y restablecía la función y el deseo sexual en las mujeres posparto. En la práctica hipopresiva con sus pacientes conseguía una activación refleja de la musculatura postural de la faja abdominal y del suelo pélvico, y una disminución de la presión en este que facilitaba la irrigación sanguínea y la rehabilitación a nivel funcional y sexual.

Por tanto, podemos decir que realizar gimnasia hipopresiva nos aporta todos estos beneficios:

  • Tonificación abdominal
  • Reducción de dolor lumbar
  • Mejora de la función sexual
  • Aumento del rendimiento deportivo
  • Prevención de los síntomas de la incontinencia urinaria
  • Prevención de hernias
  • Técnica pre y post parto
  • Mejora de la función respiratoria
  • Mejora postural y del equilibrio
  • Prevención de la caída de órganos internos
Ahora que sabes un poco mas sobre este método, ya puedes acercarte a un profesional que te asesore y te guíe en tu iniciación. Recuerda, más vale prevenir, que curar.

triwoman